La Importancia de Crear Hábitos de Estudio


Luego de dos años de pandemia en donde los niños y jóvenes tuvieron que desarrollar sus procesos de enseñanza y aprendizaje de manera virtual, creando una gran dependencia con las nuevas tecnologías, los expertos en educación han reconocido la importancia de volver a la presencialidad, pero estableciendo hábitos de estudio para promover el desarrollo cognitivo, así como la capacidad para que los estudiantes aprendan con menor dificultad nuevos contenidos y mejoren su rendimiento académico.


La psicopedagoga Lucía Rozo explicó que es fundamental empezar a aplicar los hábitos de estudio a temprana edad, para reforzar la constancia y la disciplina, pues a medida que pasan los años, aumentan las exigencias en cada grado escolar y es importante que ellos estén preparados para asumir cada responsabilidad, teniendo a futuro personas con mayor capacidad de concentración, compresión y con mejores habilidades sociales y de autoconfianza.


Rozo mencionó además que cuando un niño mantiene hábitos de estudio constantes y organizados puede disfrutar de salidas y momentos agradables con su familia y amigos y desarrollar mayor creatividad.


“Hay que tener en cuenta que los niños deben tener espacios saludables para divertirse, sin ningún tipo de preocupación, porque tampoco se pueden sentir presionados a que siempre estén estudiando. Con horarios y días de estudio establecidos todo esto se puede lograr”, precisó Rozo.


La profesional indicó que el acompañamiento de los padres de familia es clave en este proceso, ya que estos pueden establecer costumbres de hábitos de estudio aun cuando los niños no hayan comenzado su educación formal.


“Si los papás empiezan a inculcar a sus hijos que desarrollen métodos de estudio, debe haber disposición y enseñar la organización de los tiempos. Muchos padres trabajan, pero pueden dedicar una o dos horas diarias o día de por medio para revisar cómo van los niños, que estrategias les sirven, cuáles no, que sea muy didáctico, es decir que se utilicen juegos con letras o con números. No es necesario que los niños estén en el jardín o en la escuela para hacer esto, entre más pequeños ellos aprendan, mucho mejor”, agregó la psicopedagoga.


Para el caso de los adolescentes o estudiantes en etapa universitaria, la profesional señaló que los hábitos o deben aplicarse en función de sus intereses personales, ya que ellos manejan otras formas de aprendizaje y tiempos.


“En la universidad no solo hay más contenidos, sino más niveles de exigencia, y el estilo pedagógico es diferente. A ellos no se les supervisa como a un niño, por lo que las técnicas de búsqueda y selección de información, su habilidad para tomar notas y su nivel de concentración varía siempre”, puntualizó.

Publicaciones destacadas
Mensajes recientes